Amando la amistad

Pablo diciembre 17, 2014 0


californication-season-6-karen-hank

Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Es un dicho no sólo popular sino que esconde una verdad como un templo. La amistad se puede entender como una relación afectiva, a la que podemos asociar valores como la solidaridad, la lealtad, el amor, la sinceridad, el compromiso,… valores que hoy en día no son tan fáciles de desarrollar ya que se cultivan a lo largo del tiempo y mediante un interés y un trato asiduo.

La palabra deriva del latín amicitãtis, que deriva de amicitîa, que significa “amistad”.  A su vez, deriva de amîcus, “amigo”, que procede de amãre, “amar”. Esa relación de amor, entendido como afecto, puede nacer entre cualquier individuo, de manera indistinta entre género, religión, cultura, extracto social,… e incluso entre humano y animal. ¿O nadie recuerda que el perro es el mejor amigo del hombre?

Hoy en día, en un mundo globalizado parece que la amistad verdadera haya pasado a ser un tema utópico, ya que las relaciones cada vez más se basan en la inmediatez y la superficialidad. Para cultivar la amistad a veces es necesario poner de lado los intereses de uno mismo y construir un vínculo real, duradero y sólido, cosa difícil cuando no se tiene tiempo casi ni para uno mismo. Aun así, todos necesitamos de alguien en quien confiar, a quien recurrir cuando las cosas no van bien, o por qué no, alguien con quien compartir una buena película.

A veces una amistad surge sin buscarla, de improvisto. Comienza con un “caerse bien”. Sentirse a gusto con una persona, disfrutar de su conversación y sentir que podemos compartir nuestros sentimientos con ella es el principio de lo que puede llegar a ser una buena amistad.

La amistad es algo importante para nuestro desarrollo como seres humanos. Es un valor que da estabilidad y ayuda a mejorar en sociedad.

tim mcgraw drugs or jesus